top of page

La alimentación de la persona con ostomía

La ostomía es una intervención quirúrgica necesaria en diversas condiciones médicas. Desde enfermedades intestinales, cáncer, obstrucciones intestinales o accidentes graves. Esta cirugía implica la creación de una abertura en la pared abdominal, conocida como estoma. A través de dicha abertura, se desvían los desechos del cuerpo, como heces u orina.


Dependiendo del tipo de ostomía que se realice (colostomía, ileostomía o urostomía), el paciente experimenta diferentes cambios en su digestión y eliminación de desechos.

Por ello, después de la cirugía, la adaptación a una nueva realidad puede resultar desafiante, especialmente en lo que respecta a la alimentación.


Llevar una dieta adecuada y equilibrada es fundamental para mantener una buena salud y prevenir complicaciones. Desde el consumo adecuado de proteína, hasta la cantidad necesaria de fibra.



Consultar con un profesional de la salud

Después de someterse a una cirugía de ostomía, es esencial buscar el asesoramiento de un profesional de la salud especializado en nutrición para personas con esta condición.

Un nutricionista o dietista con experiencia en ostomías puede ayudar a diseñar un plan alimenticio personalizado, teniendo en cuenta el tipo de ostomía y las necesidades individuales de cada paciente. Esto asegurará que se obtengan los nutrientes necesarios para mantener una salud óptima y evitar deficiencias nutricionales.


Cuidar la hidratación


Para el paciente ostomizado la correcta hidratación es crucial. Dependiendo del tipo de ostomía, puede haber una mayor pérdida de líquidos y electrolitos.

Por lo que beber suficiente agua a lo largo del día es fundamental para prevenir la deshidratación y mantener un equilibrio electrolítico adecuado. Además de agua, los pacientes también pueden incluir en su dieta bebidas rehidratantes y caldos bajos en sodio para mantenerse bien hidratados.


Llevar una dieta equilibrada

Una alimentación equilibrada es esencial para garantizar una buena salud general. Sin embargo,los pacientes con ostomía deben asegurarse de incluir una variedad de alimentos en su dieta para obtener todos los nutrientes necesarios.

Por ejemplo, llevar una dieta rica en:

  • frutas

  • verduras

  • proteínas magras

  • carbohidratos integrales

  • grasas saludables

El conjunto de este grupo de alimentos, le puede propiciar los nutrientes esenciales para el cuerpo. Contribuyendo a una buena salud gastrointestinal.




Consumir proteína

La proteína es esencial para la reparación y mantenimiento de los tejidos del cuerpo. El paciente ostomizado debe consultar con un especialista la cantidad que debe ingerir.


Esto, debido a que la cantidad puede ser ligeramente mayor. Con frecuencia, el paciente experimenta una pérdida de nutrientes importantes que se elimina a través del estoma.

Incluir fuentes de proteínas magras en cada comida, como pollo, pescado, huevo, tofu y legumbres, puede contribuir a una vida plena y sin descompensaciones.


Modificar la relación con los alimentos puede ser difícil. Los hábitos alimenticios suelen estar arraigados en nuestras rutinas diarias y en nuestro equilibrio emocional.

Por ello, para el paciente recién ostomizado este proceso adquiere una dimensión aún más significativa y revolucionaria.

Estos son algunos consejos para ajustar los hábitos alimenticios.




Evitar los alimentos que causen gas intestinal

La variedad de alimentos que pueden causar gas en el sistema digestivo es amplia. Y, para los pacientes ostomizados, puede resultar más incómodo y hasta doloroso.

Algunos ejemplos de estos alimentos incluyen legumbres, brócoli, coliflor y bebidas gaseosas. Moderar o evitar el consumo de estos alimentos puede ayudar a reducir la producción de gas y minimizar la molestia asociada.


Eliminar los alimentos que puedan causar obstrucciones intestinales

Algunos alimentos pueden aumentar el riesgo de obstrucciones en el estoma, por lo que ingerirlos puede resultar dañino y hasta peligroso.

Entre los alimentos que deben consumirse con precaución se incluyen aquellos con pieles duras o semillas pequeñas, como nueces, semillas de chía o tomates cherry. Además, alimentos fibrosos o difíciles de digerir.

En caso de haberlos ingerido es necesario recibir atención médica de manera inmediata.


Realizar comidas más frecuentes y en porciones más pequeñas

Cambiar la relación con la comida puede ser complicado. Sin embargo, para algunos pacientes ostomizados cambiar sus hábitos puede traer múltiples beneficios. Por ejemplo, comer con mayor frecuencia y en porciones más pequeñas.

Con esto, el paciente puede sentirse más cómodo y evitar la sensación de hinchazón o indigestión.

Distribuir la ingesta de alimentos en varias comidas y refrigerios a lo largo del día también puede ayudar a mejorar la absorción de nutrientes.


Tomar en cuenta la consistencia de los alimentos

La consistencia de los alimentos puede influir en la comodidad y facilidad de digestión para el paciente ostomizado. En algunos casos, puede ser útil procesar los alimentos en forma de puré o triturarlos para facilitar la digestión y evitar obstrucciones.





2 views0 comments

Comments


bottom of page