top of page

Protectores cutáneos para el cuidado de heridas

Cuando se tiene una herida, ya sea por una lesión o una cirugía, es importante cuidarla adecuadamente para evitar cualquier tipo de infección o complicación.

Comúnmente se emplean apósitos estériles para resguardar las heridas de agentes externos y crear un entorno propicio para la cicatrización. Estos apósitos están diseñados con materiales que permiten la transpiración cutánea y mantienen la humedadrequerida para estimular la regeneración celular.


Sin embargo, en algunos casos el adhesivo de estos apósitos, puede llegar a causar algún daño en la piel del paciente.

Para esto, suelen emplearse protectores cutáneos. Los cuales, se utilizan para el cuidado de heridas en la piel para protegerla de la irritación, la fricción y los posibles daños causados por los apósitos.

Son una excelente opción para proteger la piel alrededor de la herida y prevenir la irritación y el dolor.

¿Cuándo se deben utilizar los protectores cutáneos?

En la mayoría de los casos, los protectores cutáneos suelen ser utilizados por pacientes con heridas crónicas o quirúrgicas. Aunque, también son útiles para pacientes que llegan a experimentar problemas para retirar el apósito o la cinta adhesiva de la piel.

Es importante tener en cuenta que los protectores cutáneos no deben usarse en heridas abiertas o infectadas. Para estos casos, es necesario buscar atención médica y seguir las indicaciones del profesional de la salud.



Además, es importante elegir el tipo de protector cutáneo adecuado para cada situación. Por ejemplo, si se tiene una herida en una zona de difícil acceso, como la punta de un dedo, puede ser más adecuado utilizar una película líquida que una barrera cutánea.


¿Cómo se aplican los protectores cutáneos?

La aplicación de los protectores cutáneos varía según el tipo de producto que se utilice. En general, es importante seguir las instrucciones del fabricante para su uso adecuado.

En el caso de las barreras cutáneas, por ejemplo, se deben aplicar directamente sobre la piel en una capa fina y uniforme. Es importante esperar unos minutos para que se seque antes de colocar el apósito o la cinta adhesiva.


Pero, para colocar una película líquida, se debe aplicar en la zona que se desea proteger y esperar a que se seque. En general, se recomienda aplicar varias capas para asegurarse de que la protección sea adecuada.


Y, en cuanto a las cremas, estas se deben aplicar sobre la piel limpia y seca y esparcir suavemente para que se absorban adecuadamente.




Beneficios de los protectores cutáneos

Los protectores cutáneos tienen muchos beneficios en el cuidado de las heridas. Algunos de los beneficios más importantes son:


Prevenir la irritación de la piel

Evitan la irritación de la piel. Por lo que son esenciales para pacientes que deben utilizar apósitos o cintas adhesivas con frecuencia.


Reducir el dolor

Pueden disminuir el dolor causado por la irritación y la fricción de los adhesivos. Son ideales para los pacientes con piel sensible.


Evitar complicaciones en la cicatrización de las heridas

Utilizar este tipo de protectores puede ayudar a evitar complicaciones en la cicatrización de las heridas, como la infección. Especialmente importante en heridas quirúrgicas.


Mantener la piel hidratada y suave

Ayudan a mantener la piel hidratada y suave. Importante para una cicatrización adecuada de las heridas.



41 views0 comments

Comments


bottom of page