top of page

Valoración de la Herida: Importancia y Pasos a Seguir

La valoración de heridas es un proceso crucial en la atención médica de pacientes con lesiones cutáneas. La evaluación adecuada puede ayudar a determinar la gravedad de la herida y guiar el tratamiento apropiado. Sin embargo, para una correcta valoración de una herida por parte de un profesional de la salud, se deben tomar en cuenta ciertas consideraciones importantes para el proceso. Entenderlas y tomarlas permite una mejor y más completa evaluación.


El inicio del tratamiento de una herida es la valoración

La valoración de heridas es esencial para el tratamiento adecuado de una lesión. Ya que proporciona información valiosa sobre la gravedad de la herida y ayuda a guiar el tratamiento adecuado. Una evaluación precisa en la herida puede ayudar a determinar:

  • El tipo de apósito

  • La terapia de presión negativa

  • Los tratamientos tópicos que se deben utilizar

  • Acelerar la curación

  • Reducir el riesgo de complicaciones


De igual modo, la evaluación de heridas también ayuda a prevenir complicaciones a largo plazo. Por ejemplo, la formación de cicatrices o la pérdida de tejido. Detectar temprano una infección o un problema de curación, permite tomar acción rápidamente, evitando una complicación más grave.




Pasos para una correcta valoración de heridas

La valoración de la herida es un proceso sistemático que implica varios pasos para evaluar la lesión y determinar la gravedad de la misma. A continuación, te compartimos los pasos que se deben seguir en una valoración de la herida:


Inspección visual

Es el primer paso en la valoración de heridas. Durante esta fase, el profesional de la salud examina la herida en busca de signos de:

  • Inflamación

  • Infección

  • Enrojecimiento

  • Hinchazón

  • Dolor

  • Otros indicadores que puedan indicar una complicación.


Así mismo, se observan las características de la herida, como el tamaño, la forma, la profundidad y la presencia de tejido necrótico o fibrina.


Evaluación del exudado

Esta fase consiste en evaluar la cantidad de exudado o líquido que se está produciendo en la herida. Esto debido a que la cantidad de exudado puede ser un indicador de la gravedad de la herida. Y ayuda a determinar el tipo de apósito que se debe utilizar. Se entiende por exudado al líquido que se acumula en la herida, y que puede variar en color, consistencia y cantidad según el tipo de herida que presente el paciente.




Evaluación de la profundidad de la herida

Es importante determinar la profundidad de la herida para determinar si es una herida superficial o profunda. Esto se realiza presionando suavemente el tejido circundante alrededor de la herida. Si la herida es profunda, se puede requerir una evaluación adicional para determinar si hay tejido dañado o necrótico.


Presencia de tejido necrótico

Un aspecto sumamente importante en la valoración de una herida es determinar la presencia de tejido necrótico. Se conoce como tejido necrótico al tejido muerto que puede acumularse en la herida, y puede retrasar la curación y aumentar el riesgo de infección. Para la eliminación de este tejido en una herida es posible utilizar diferentes técnicas como la debridación mecánica, la debridación enzimática y la debridación autolítica.


Evaluar la base y bordes de la herida

La base y los bordes de la herida se examinan para determinar la presencia de tejido granuloso o de epitelización. El tejido granuloso es una indicación de curación. Así mismo, si los bordes de la herida están epitelizados, es posible que la herida se esté curando adecuadamente. Sin embargo, la ausencia de tejido granuloso puede indicar una complicación en la curación de la herida.




Evaluación de los signos y síntomas de infección

Esta evaluación consiste en determinar:

  • La presencia de pus

  • Enrojecimiento

  • Dolor

  • Hinchazón

  • Fiebre


Al sospechar de una infección, se pueden tomar muestras de la herida para evaluar la presencia de bacterias y determinar si se necesita un tratamiento antibiótico.


Otros factores a considerar

Además de estos aspectos clave de la valoración de heridas. Es importante considerar otros factores que puedan afectar la curación de la herida como pueden ser:

  • La edad del paciente

  • La presencia de enfermedades crónicas como la diabetes

  • El estado nutricional del paciente


Ya que estos factores pueden tener un impacto significativo en la curación de la herida.

¿Cuándo y quién debe hacer la valoración de una herida?


La valoración de una herida debe ser realizada por un profesional de la salud capacitado, como un médico, una enfermera o un especialista en heridas. Esta evaluación debe ser realizada en el momento en que se identifica la lesión o después de que se ha producido la lesión y se ha proporcionado primeros auxilios básicos.


Es relevante que la valoración de la herida se realice de manera regular durante el tratamiento de la misma. Ya que permite evaluar la progresión de la curación y determinar si se requieren cambios en el tratamiento.


Las señales de que puedes requerir la valoración de una herida por un profesional, es cuando:

  • La herida no se sana adecuadamente después de un período de tiempo razonable.

  • Las heridas profundas o grandes que pueden requerir suturas o procedimientos adicionales para cerrar la herida.

  • Las heridas que muestran signos de infección, como enrojecimiento, hinchazón, dolor o pus.

  • Las heridas causadas por mordeduras de animales o por cuerpos extraños incrustados en la piel.

  • Las heridas que ocurren en personas con condiciones médicas subyacentes, como diabetes, problemas circulatorios o inmunodeficiencias, ya que estos pacientes pueden estar en mayor riesgo de complicaciones en la curación de heridas.




6 views0 comments

Comentarios


bottom of page